I+D+I

Desde el año 2012 en Bodegas Aradon hemos puesto en marcha un novedoso e innovador sistema de gestión de todo nuestro viñedo que consiste en la técnica de Teledetección con Satélite.

Este sistema tiene como objetivo encontrar el momento idóneo de vendimia de cada una de nuestras viñas, asegurándonos de esta manera, que la uva se vendimia en su punto óptimo de madurez, aumentando así la calidad de los vinos.

El método empleado consiste en la asignación de un índice medio de vigor y actividad vegetativa a cada una de las parcelas. Además, se analiza y estudia la evolución de dicho índice en el transcurso del tiempo a medida que nos acercamos al momento de vendimia. Esto se consigue mediante la adquisición y posterior procesado de diferentes imágenes infrarrojas enviadas por un Satélite. Gracias a estas imágenes se logra establecer las características propias de cada viñedo, con el fin de localizar, agrupar y definir áreas homogéneas según distintas variables agronómicas, asignándoles diferentes colores (rojo, amarillo, verde, azul claro y azul oscuro).

Desde envero y hasta vendimia se realizan frecuentes muestreos de uva en campo para seguir la evolución de la maduración de los distintos grupos de parcelas homogéneos. La información recogida de los muestreos junto con la evaluación teórica del índice de vegetación y las necesidades de la bodega son factores claves para determinar el potencial cualitativo de la uva, y organizar de esta forma la vendimia en base a la selección realizada en el campo.

De esta manera seleccionamos y agrupamos en la vendimia, la uva proveniente de parcelas de perfil vitivinícola similar, que se encuentran en su momento óptimo de madurez, organizando la elaboración de manera mucho más eficiente, consiguiendo finalmente, mejorar la calidad de los vinos obtenidos.

Además tenemos y manejamos toda la información referente a nuestros viñedos, tales como: Variedad de la uva, edad de la viña, altitud de la misma, tipo de suelo en la que se encuentra, etc. Así,  somos capaces de seleccionar la uva desde el viñedo, lo cual entendemos y creemos que es la manera de conseguir vinos de calidad.

Bodegas Aradón participa en el proyecto de I+D “Adaptación de modelos de predicción de enfermedades en el cultivo del viñedo en la DOC Rioja para una aplicación sostenible de tratamientos fitosanitarios”.

El Grupo Rioja coordina un grupo operativo en el que por primera vez, a las bodegas asociadas Ramón Bilbao y Bodegas del Medievo se han sumado la Asociación de Cooperativas FECOAR y las cooperativas Bodegas Aradón y Bodegas Patrocinio.

Todos ellos trabajarán con el Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino, la empresa Encore Lab y el Servicio de Información Agroclimática de La Rioja.

Los fondos que destinan la Consejería de Agricultura del Gobierno de La Rioja, el Ministerio de Agricultura y FEADER financian el trabajo de estudio y el planteamiento de posibles proyectos, en este caso, con una dotación de 30.000€.

Este mes comienzan los trabajos del proyecto Oídio Detection, para desarrollar un modelo de predicción que permita un uso de tratamientos fitosanitarios más racional y sostenible en la Denominación.

La iniciativa contó con fondos para el estudio y planteamiento que el grupo de trabajo realizó el pasado año, cofinanciados por el Ministerio de Agricultura y FEADER, y finalmente ha merecido el apoyo de la Consejería de Agricultura del Gobierno de La Rioja.

El oídio o ceniza es una enfermedad endémica en Rioja que, en condiciones favorables, puede producir daños considerables en el viñedo. Ello obliga a la aplicación de tratamientos fitosanitarios preventivos, en ocasiones innecesarios, que conllevan un coste económico e implicaciones ambientales por la permanencia de residuos en los suelos y su filtración en acuíferos.

Existen modelos epidemiológicos para predecir el riesgo de infección por oídio en otras regiones vitivinícolas, pero sólo son válidos para la zona geográfica donde se desarrollaron y resulta imprescindible disponer de modelos adaptados a las condiciones locales particulares.

Por ello, el objetivo es desarrollar una herramienta práctica que permita a los viticultores tomar las mejores decisiones para practicar una agricultura más sostenible y rentable al reducir la aplicación de productos fitosanitarios con respecto al calendario fijo, que se practica de forma habitual para proteger al cultivo.

Dada la importancia del proyecto, a las bodegas asociadas Ramón Bilbao y Bodegas del Medievo se han unido la Asociación de Cooperativas FECOAR y las cooperativas Bodegas Aradón y Bodegas Patrocinio, que trabajarán con el Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV), la empresa Encore Lab y elServicio de Información Agroclimática de La Rioja.

El proyecto se propone trazar la caracterización climática de La Rioja Alta, con influencia atlántica, y La Rioja Baja, con influencia mediterránea, mediante el estudio de factores agroclimáticos y el estado sanitario, para validar un modelo predictivo del riesgo de oídio.

El grupo de trabajo se ha reunido para fijar el calendario de actuaciones, que comienzan con la selección definitiva de las parcelas representativas en las que se fijará una zona sin tratamiento, otra con tratamiento convencional y una tercera de tratamiento experimental.

Las parcelas serán controladas mediante los sistemas de información geográfica (SIG) y la tecnología CESENS, un sistema de monitorización de cultivos con sensores de campo integrados en estaciones agroclimáticas propias. Además, los técnicos realizarán tres visitas al mes para el seguimiento de las parcelas.

Como base se ha tomado el modelo existente más adaptado a las condiciones locales, como el desarrollado por investigadores en California y ya implementado en CESENS y, con los datos recabados en los dos años que durará el proyecto, se irá desarrollando un modelo exclusivo para las condiciones concretas de la DOCa Rioja.

El proyecto cuenta con una subvención de 199.916€ para un presupuesto de 244.896€.